Reportajes

¿Fue injusta la Corte Internacional de Justicia en La Haya en relación a la demanda marítima boliviana? Ocho de cada diez bolivianos piensa que sí. A pesar de ese revés, siete de cada diez considera que la acción fue un avance en la recuperación de una salida soberana al Pacífico, mientras que seis de cada diez siente que, a pesar de no alcanzar un resultado favorable, llevar a Chile ante la CIJ fue un acierto.

Los datos corresponden a la reciente encuesta efectuada por CIESMORI en el Eje Troncal del país y que permite medir la percepción y sentimiento de los bolivianos en relación a un tema siempre sensible para el país, la búsqueda de una salida soberana al mar.

La encuesta fue realizada entre el 4 y 5 de octubre en Santa Cruz de la Sierra, Cochabamba, La Paz y El Alto, sobre una muestra de 603 personas mayores a 18 años, y con un margen de error no mayor al 4%.

¿Bolivia perdió su última oportunidad de lograr una salida soberana al Pacífico? Ante una pregunta pertinente la respuesta también fue contundente: el 80% de los consultados cree que el país aún tiene alternativas, lo que deja traslucir que la esperanza nacional sigue intacta en cuanto a su centenaria reivindicación. De todos modos, el revés de La Haya también implica que el país debe replantear su manejo diplomático, así lo piensan nueve de cada diez personas.

Un elemento importante que recoge la encuesta es que, si bien Bolivia ha determinado a lo largo de los años seguir luchando por una salida soberana por las costas que en el pasado le pertenecieron, los bolivianos no sólo tienen la mirada puesta en el Pacífico. El 97% de los consultados considera que el país debería contemplar otras alternativas, como Puerto Busch, para lograr una salida hacia ultramar.

Finalmente, ¿Quién es responsable del resultado obtenido en La Haya? Indudablemente el primer nombre en ser mencionado es el del presidente Evo Morales, lo que es lógico si se toma en cuenta que toda la gestión ante la CIJ se ha desarrollado durante su mandato. Sin embargo, en ningún caso existe, a la luz de los datos de la encuesta, una carga de culpa por el desenlace en la corte ubicada en los Países Bajos.

ANÁLISIS

José Luis Gálvez Vera

Gerente General de CIESMORI

Una sociedad que asume con madurez el fallo de la CIJ

A la luz de los resultados, se constata que la sociedad boliviana asume con madurez toda la experiencia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. La población manifiesta que, a pesar del fallo negativo, el haberlo intentado no sólo fue un acierto, sino, además, un avance en la causa marítima. De igual forma, indica que el problema no estuvo en la defensa presentada y que el resultado no hace justicia a una causa que se considera legítima.

A su vez, la población expresa una posición pragmática y exige no concentrarse sólo en la reivindicación de la salida soberana hacia el Pacífico, sino poner los ojos en el Atlántico, a través de Puerto Busch.

Por tanto, todo señala que estamos en un punto de inflexión. El revés sufrido con el fallo estaría generando el consenso necesario para avanzar en un anhelo de llegar al mar, pero esta vez a través del Atlántico.

Es relevante remarcar que, si bien la población considera que todavía existen alternativas para conseguir la salida al mar, ha llegado el tiempo de un cambio en la línea diplomática que se ha seguido hasta ahora.

Por otra parte, a la hora de asignar responsabilidades por los resultados obtenidos, no se atribuyen grandes culpas en particular. Si bien reconocen como principal responsable al presidente Morales, el clima de opinión resultante es el que la población no está con el dedo acusador contra el primer mandatario ni contra los líderes políticos que han impulsado la acción ante La Haya.

El boliviano no claudica en su demanda de justicia y su esperanza de que existan otras alternativas que la reivindiquen

Ficha Técnica

Comparte y Síguenos
error